Como hacer pan casero – La Receta más fácil y rápida del 2022

Hacer pan casero es algo maravilloso, aunque si nunca lo has hecho, ponerse a ello suele imponer un poco. Asusta leer la receta del pan y encontrarse con términos como levadura, fermentación, masa madre, etc. Hoy os queremos mostrar una receta fácil y rápida para hacer pan casero en tu propia casa. Perfecta para iniciarse en el mundo del pan, en tu casa y con tu horno, con total garantía de éxito.

En poco más de una hora tendrás tu hogaza de pan casero. Para la elaboración del pan usaremos los ingredientes básicos de cualquier masa de pan, la harina común o harina de fuerza, agua, levadura fresca o de panadería seca granulada, aceite de oliva y sal. Todos ellos son ingredientes que puedes encontrar en cualquier supermercado.

Ingredientes para hacer pan en casa

Ingredientes para hacer 1 pan casero:

  • Harina de trigo común o harina de fuerza – 500 g
  • Agua templada – 325 ml
  • Levadura fresca de panadería 15 g o 5g de levadura seca de panadería
  • Sal – 10 g
  • Aceite de oliva virgen extra – 45 ml

Cómo hacer pan casero artesano en tu cocina

hacer pan casero

Añadimos el agua templada en un recipiente amplio y hondo, un bol grande nos puede servir, y añadimos la levadura fresca, desmenuzada. Removemos hasta que el agua y la levadura se integren por completo.

Añadimos la mitad de la harina y los 45 ml el aceite. Removemos bien poco a poco, procurando aplastar los grumos que se formen, os podéis ayudar de una espátula de silicona. Y dejamos reposar durante 35 minutos a temperatura ambiente, cubriendo el recipiente con un trapo húmedo. La masa comenzará a fermentar y crecer ligeramente, además se llenará de burbujas.

Transcurrido ese tiempo de reposo incorporamos el resto de la harina, la sal y removemos hasta que no podamos más, porque se volverá muy espesa. Hacemos una bola con esa masa, y preparamos la superficie sobre la que vamos a amasar la masa de pan. Espolvoreamos la superficie de trabajo con harina y volcamos la masa sobre ella. Nos engrasamos las manos con aceite y amasamos durante un par de minutos. También podemos ayudarnos de una panificadora para facilitarnos el trabajo.

Una vez amasada formamos una bola con la masa, y la colocamos sobre una bandeja de horno con papel vegetal untado con un poco de aceite. Hacemos dos cortes en la superficie de la masa con un cuchillo afilado y, si queremos dar un toque rústico al pan, lo espolvoreamos con harina. Vamos precalentando el horno a 200 °C con calor arriba y abajo.

Cocemos el pan en el horno durante 45 minutos a 180ºC. Y pasado ese tiempo ya tendríamos nuestro pan casero para consumir.

Truco: Podéis tapar el pan en el horno con un bol de cristal grande, cazuela de metal o similar para que se concentre mas calor y crezca aun mas.

Trucos para que el Pan Casero no parezca chicle

Dicen los gurús y chefs del mundo del pan, como Iban YarzaXabier Barriga o Jordi Morera, que hacer pan es la cosa más sencilla del mundo. Agua, harina, sal, levadura (o masa madre)… y… el milagro del pan. Pero aún hay mucha gente que teme meter las manos en la masa, como si fuera la elaboración más complicada de la cocina. Incluso podemos hacer una chapata italiana o un pan de centeno con masa hidratada, pero hacer una barra, un brioche, un pan payés o un pan de molde es mucho más sencillo de lo que parece.

pan casero

Elegir buenos ingredientes, mezclar, dejar fermentar y amasar, dividir la masa y bolear, dejar reposar, dar la forma final, volver a fermentar, hornear y dejar enfriar son los pasos que debemos seguir para hacer pan. Cada receta, tiene sus propias indicaciones y pautas. Sin embargo, hoy te mostramos 5 trucos para hacer un buen pan casero evitando que quede como chicle o blando, para que la panadería de tu cocina, termine en una bonita, crujiente y sabrosa hogaza de pan.

La Harina: el alma del pan

La harina es el alma del pan, elegir una buena harina de trigo, de centeno, espelta o una mezcla de varias, es clave, y definirá el resultado del pan. Para conseguir un buen pan se debe elegir una harina de calidad, e igual de importante es su conservación. Siempre debe guardarse en un lugar a salvo de la luz, la humedad y los olores.

mejor harina pan

Lo más sencillo es empezar a hacer pan con harina de trigo, porque tiene una gran cantidad de proteína que, al mezclarse con agua da lugar al gluten, el responsable de que el pan sea esponjoso. Hay muchas harinas de trigo… ¿Cuál elegir? La harina normal de supermercado, también denominada floja, tiene poca proteína, así que mejor dejarla para hacer bizcochos por ejemplo. Hay que buscar harina de fuerza o también denominada de panadería, que tiene 12% de proteína.

El amasado

Amasar es integrar los ingredientes y, al mismo tiempo, darles textura y consistencia. Si tienes un robot de cocina con función de amasado no lo dudes, úsalo. Y si no es el caso, la mejor manera de amasar es mezclar primero los ingredientes (harina, levadura, agua y sal, o aceite, según la receta). Mezclar poco a poco, y dejar reposar unos minutos tapado con un paño húmedo. Para después, ya con la masa sobre la encimera espolvoreada de harina, amasar haciendo pliegues con la masa sobre sí misma, amasando tantas veces como sea necesario.

amasado del pan

¿Cómo saber cuando una masa ya está lista?

Muy fácil, cuando veáis que es elástica y su aspecto sea liso. Cuando al extenderla veamos que no se agrieta o rompe rápidamente, o que no se pega a la encimera ni las manos.

Fermentación

Cuanto mas lenta sea la fermentación, mejor será el resultado. Es la principal diferencia entre una hogaza de pan de pueblo, con su corteza crujiente y su miga tierna y esponjosa en el interior. Y que además de tener un característico sabor a pan, aguantan varios días como recién hecho.

El secreto es la fermentación, de hecho, lo ideal es que fermente dos o tres veces. Un primer fermentado que puede durar entre 15 minutos o varias horas. Un segundo reposo después de haber dado la forma a la masa, y una fermentación final, en la que la masa se hincha debido al gas carbónico que se forma.

fermentación masa pan

Lo bueno de la fermentación es que no hay que hacer nada, simplemente esperar, y dejar que las levaduras y bacterias hagan su trabajo. Y de nuevo, surgen preguntas ¿Cómo saber cuándo una masa de pan ha fermentado lo suficiente? Como norma general, cuando la pieza haya duplicado su volumen inicial ya está lista para el horno.

Horneado

El horneado es el último paso y la prueba final para el pan. Desde luego, tener un horno de piedra o un horno de barro de pereruela será perfecto, pero lo normal es que no lo tengamos. Y antes de que te hagas la pregunta, ya os damos la respuesta. Si, en un horno eléctrico se puede hacer pan casero sin problemas.

horneado pan casero

Lo único a tener en cuenta es que el pan necesita cierta humedad. Por ello existen hornos de vapor diseñados para la elaboración de pan, pero lo normal es que en nuestra cocina no tengamos un horno de este tipo. Pero ese efecto vapor lo podemos conseguir en nuestro horno de forma muy sencilla, con meter un vaso apto para el horno con agua desde el precalentado, y que permanezca ahí durante toda la cocción del pan, será suficiente.

Es importantísimo precalentar el horno con antelación para que los panes se desarrollen perfectamente. E igual de importante son los cortes del pan, o lo que panaderos llaman escarificar. Y es que esos cortes no son de adorno, es por donde salen los gases carbónicos que se crean durante la cocción. Los cortes se deben hacer después de la fermentación y justo antes de meter el pan en el horno.

¿Con qué acompañar el pan casero que acabamos de hacer?

El pan casero que acabamos de hacer admite todo tipo de acompañamientos. Lo podemos comer en el desayuno, tostado y con mantequilla y mermelada, con tomate y aceite, con queso fresco, con aguacate, pan con chocolate, etc. Pero también podemos preparar con él deliciosas tostas para almorzar, comer o cenar. O incluso hacer pan con chicharrón, pan con ajo y perejil, pan con ajo y queso, etc.

Deja un comentario