Como secar setas en una freidora de aire u horno

Las setas frescas son unas deliciosas recompensas de la temporada otoñal, y lo último que queremos es desperdiciar esas setas recién recolectadas del bosque o monte. Por eso hoy queremos mostrarte como secar setas en una freidora de aire u horno.

Cuando secas champiñones, boletus, de cardo, senderuelas, shiitake, etc. son un ingrediente excelente para el resto del año en platos como:

  • Risottos
  • Pasta
  • Salsas
  • Sopas
  • Cremas

Si bien las mejores setas secas son difíciles de encontrar, siempre hay algún día en el que recoges más hongos de lo normal, y para conservar las setas puedes hacerlo al cocinándolas al vacío o secar las setas e hidratarlas cuando vayas a comerlas.

secar setas al aire libre

Como deshidratar setas con una freidora de aire u horno

Casi todos los tipos de setas se secan con mucha facilidad. Incluso, el sabor en muchas de ellas se ve potenciado en el proceso de deshidratación. Al secar las setas en la freidora lo que hacemos es eliminar el agua que tienen las setas, ya que es el elemento que interviene en su deterioro, y hace que se estropeen. Además puedes almacenar setas secas hasta un año, por lo que tendremos setas hasta la siguiente temporada. 

Cuando rehidratamos las setas, da igual que sean champiñones, boletus, cucurril, etc. la textura será casi igual a cuando estaban frescas.

Lo que necesitas para secar setas en el horno o freidora sin aceite

El método óptimo para secar las setas en casa es usar un deshidratador, desecador de alimentos eléctrico o máquina para secar setas, pero si no quieres gastar dinero también puedes obtener excelentes resultados con el horno de tu casa o freidora de aire. No necesitas mucho equipo:

  • Las setas que queremos deshidratar, cortadas en rodajas finas.
  • Bandeja de hornear o canasta de freidora.
  • Cuchillo.
  • Horno o freidora de aire ajustada a 65º C

Como secar setas en el horno en 5 sencillos pasos

1. Limpiar bien las setas

como limpiar los niscalos

La mayoría de las setas tienen suciedad y tierra. Después de todo, están en el suelo y es normal que estén sucias. Para evitar que las setas absorban demasiada agua bajo el grifo, y pierdan aromas, usa un paño húmedo para limpiarlas y lavar cualquier resto de tierra o suciedad. Puedes consultar nuestro artículo de como limpiar los níscalos.

2. Corta las setas en rodajas o láminas

Para que las setas se sequen eficazmente, es bueno cortarlos en rodajas finas de formas uniformes. Cuanto más gruesas sean las rodajas más tardaran las setas en secarse.

formas de secar setas

 3. Elimina el exceso de agua de las setas

Antes de colocar las setas en el horno, deberás secar todo el exceso de humedad. Si no lo haces, corres el riesgo de que tus champiñones, boletus, etc. se vaporicen en lugar de deshidratarse.

como secar setas para conservar

Para ello extiende las setas ya cortadas en rodajas sobre un paño de cocina seco. Enrolla la toalla sin apretar para eliminar cualquier resto de humedad de la superficie. Ahora sí, coloca todas las setas en la bandeja para hornear, evitando que ninguna se toque con otra o se superponga.

4. Secar las setas

Necesitarás hacerlo a temperatura baja, precalienta el horno o freidora sin aceite a 65º C. Si tu freidora no te permite usar una temperatura tan baja es mejor que uses el horno o una deshidratadora de alimentos.

Déjalo dentro a 65º C durante una hora, pasada esa hora dale la vuelta a las rodajas y déjalas en el horno una hora más.

secadero de setas

Ahora sácalos, déjalos enfriar y comprueba si están secos o necesitan más tiempo. Si las setas aún no están secas del todo, dale otra vuelta y déjalos 30 minutos más.

tiempo secar setas

5. Conserva las setas secas correctamente

Las setas secas se conservan bien en botes o frascos de cristal con una tapadera. Asegúrate de que las setas estén frías antes de meterlas en cualquier recipiente. No hace falta que estén al vacío.

Te recomendamos que etiquetes estos frascos con el tipo de seta y la fecha de secado. Guarda los frascos lejos del calor directo o la luz, y consúmelos antes de un año para conservar todo el sabor y aroma.

secar setas natural

Como rehidratar las setas secas para comerlas

Cuando quieras consumir las setas que has secado tan solo tienes que rehidratarlas. Todo lo que necesitas hacer es colocar las setas secas que vayas a consumir en un recipiente que resista calor. Cúbrelas con agua hirviendo y déjalos en remojo durante 30 – 45 minutos.

Ahora escúrrelas y usa las setas como si fueran frescas. El líquido del remojo tiene gran sabor y aroma, lo puedes usar para salsas, caldos de sopa o risotto, etc.

Como secar setas naturalmente al sol

Ahora bien, si vives en una zona de clima soleado puedes secar tus setas al sol, de forma natural. Es más complicado que hacerlo con una freidora sin aceite u horno, pero estos son los pasos necesarios para secar al sol:

  1. Limpia y corta tus setas como hemos descrito más arriba.
  2. Comprueba el tiempo. Necesitamos un día soleado con niveles de humedad muy bajos, para secar las setas al sol de forma natural. Si los niveles de humedad son altos, los hongos no solo tardaran mucho más en secarse, sino que es posible que no se deshidraten del todo y crezca moho.
  3. Elija un buen lugar para secar tus setas, al lado de una ventana, en una habitación muy soleada o en un techo plano bien ventilado y con sol directo. Evita que ningún animal, mascota o insecto pueda tocar las setas.
  4. Coloca las setas en una rejilla para secar o papel de periódico. Evitando que estén muy juntas unas de otras o superpuestas.
  5. Deja que las setas se sequen durante uno o dos días. Comprobando el progreso varias veces al día para evitar desastres.
  6. Si pasado ese tiempo las setas no están demasiado secas, es mejor que procedas a secarlas con un horno o freidora de aire caliente porque corres el riesgo de que se pudran.

Como liofilizar setas

Puedes conservar tu recolección como setas liofilizadas. Es una técnica de conservación más, de hecho está comprobado que conserva mejor las propiedades de las setas, pero eso sí, es un proceso muy lento. Y requieres de una máquina liofilizadora o deshidratadora para terminar el proceso. Si quieres probar sigue estos pasos:

  1. Coloque sus setas limpias y en rodajas sobre un papel en una superficie plana. Use solo una capa y asegúrese de que ninguno de los hongos se junte o superponga.
  2. Asegúrese de que no haya agua en ninguna de las setas.
  3. Coloque otra toalla de papel sobre las setas.
  4. Añade otra capa de rodajas de setas.
  5. Y repite estos pasos hasta que todas tus setas estén entre capas de papel.
  6. Ahora necesitas una bolsa de papel. Coloca dentro de la bolsa, con cuidado todas las capas de papel y setas. Usamos una bolsa de papel para ayudar a que los vapores de agua pasen a través de ella a medida que las setas comiencen a secarse.
  7. Pon la bolsa de papel en un congelador a máxima potencia. Y con el tiempo, los hongos comenzarán a secarse gracias a la ultracongelación. Este es un proceso mucho más lento, pero muy eficaz. Si no tienes prisa, prueba las setas liofilizadas.
  8. En unos meses deberían estar secas, te recomendamos sacarlas y meterlas en una máquina liofilizadora para extraerles el resto del agua.

Aunque la mejor manera de liofilizar setas seria usar nitrógeno líquido para congelarlas a -200º C, así conseguimos su congelación inmediata sin perder las propiedades, sabor y aroma de la seta.

Deja un comentario